Durante esta predicación estaremos centrados en los pasajes de Santiago 1 del 18 al 27.  En la carta de Santiago se hace énfasis en la obediencia a la palabra de Dios. Esto nos lleva a ser prudentes y obedientes, escuchando los consejos piadosos que se nos dan, dejando nuestra ira atrás, ya que esta nunca tiene justificación. Cuando recibimos con mansedumbre la palabra de Dios, esta trata nuestras debilidades, la palabra es poderosa para transformarnos. Así que, pongamos en práctica todo aquello que hemos oido de la palabra de Dios y no caigamos en la religiosidad de no practicar la palabra y lo que esta nos enseña.

A %d blogueros les gusta esto: