1Juan 5:14-15 ¿La Fe te dará todo? No siempre.

La fe no es como una varita mágica, o la lámpara de Aladino, o algo por el estilo, que vale echar mano de ella para conseguir aquello que necesitamos o deseamos, más bien, la fe en la oración, tiene el poder de hacer que Dios actúe, pero no siempre Dios obra o deja de obrar debido a nuestra fe. Su soberanía va más allá de la capacidad de nuestra fe, ya que su propósito no es, en primer lugar, darnos aquello que pedimos con fe, sino cumplir su voluntad. Por lo tanto, vivamos tan impregnados de Él, que cuando oremos, oremos con fe, pero alineados a su voluntad. Que nuestro deseo no solo sea orar con fe, sino orar conforme a su voluntad, si hacemos esto, sin lugar a dudas recibiremos lo que pedimos.

A %d blogueros les gusta esto: