Durante la reunión de este domingo en Cristo Para Todos, estuvimos hablando acerca de la advertencia que Pablo hace de la apostasía en la carta de 1a de Timoteo.

Los versículos que se trataron fueron 1a Timoteo 3:16 a 1a Timoteo 4:1-10.En primer lugar, Pablo nos confronta diciendo que la iglesia es el testimonio que confirma la verdad de nuestro Señor, por eso debemos ser de buen ejemplo. Esta verdad presenta varias cualidades.

Es indiscutiblemente grande, es un misterio que solo Dios puede revelarnos y produce piedad en nuestro corazón. En el capítulo 4, Pablo hace referencia a la enseñanza de la falsa doctrina que se daba en la iglesia de Éfeso, para advertirnos del peligro de esta. Los que alguna vez entendieron y creyeron en las verdades de Dios y luego se alejaron, es imposible que se arrepientan de esto. Así es el pecado de la apostasía. Hebreos nos dice que aquellos que se alejan de estas verdades son iguales a los que rechazaron a Jesús. Para no caer en este pecado debemos saber que la Biblia es la única fuente confiable de La Verdad, por eso como cristianos debemos nutrirnos cada día de la palabra de Dios y aprender lo que es realmente falsa doctrina y lo que es sana doctrina. Si como iglesia queremos ser columna y baluarte de la verdad, debemos conocer las escrituras y profundizar en ellas. El Señor nos guarde de caer en este pecado.



A %d blogueros les gusta esto: